Conoce la carta que presentamos al Delegado Christian Von Roehrich

México CDMX, a 20 de febrero de 2017
CHRISTIAN DAMIÁN VON ROEHRICH DE LA ISLA
JEFE DELEGACIONAL EN BENITO JUÁREZ
P R E S E N T E

Quienes firmamos este documento somos usuarios y vecinos del parque Arboledas (también llamado Pilares o Baden Powell), comprometidos con el bienestar y la calidad de vida de la comunidad. Vemos con agrado algunas mejoras que se han llevado a cabo en el parque Arboledas, ubicado entre las calles Matías Romero, Heriberto Frías, Pilares y J. Enrique Pestalozzi.

No obstante, también vemos con suma preocupación las obras que iniciaron hace aproximadamente dos semanas, de las que la mayoría de los firmantes no conocemos el proyecto ejecutivo, pero que por lo que hemos podido observar implica la instalación de una cancha de fútbol con pasto sintético, gradas, vestidores y baños.

Estamos convencidos que la obra no beneficia ni a los vecinos ni a los usuarios actuales de la cancha por las siguientes razones:


1. Alto mantenimiento implica futuras concesiones. El costo de conservación y mantenimiento del pasto sintético implican una serie de gastos onerosos. Ante finanzas públicas débiles, queda en entredicho si la futura administración tendrá suficientes recursos para su manutención, situación que podría derivar en concesiones a particulares para que se encarguen de dicha tarea, como ha sucedido en otros parques de la Delegación Benito Juárez.

2. Adecuaciones inútiles e invasivas. Las gradas permitirían la realización de liguillas y eventos privados que limitarían el uso de las canchas a usuarios y vecinos. No sólo eso, el simple hecho de instalarlas implica una reducción en el espacio de la cancha o de otros espacios del parque que actualmente tienen uso o son áreas verdes.

3. Atenta contra los espacios abiertos. La instalación de vestidores y baños implicaría cerrar espacios del parque destinados hoy a actividades al aire libre. No sólo eso, dichos espacios ya existen actualmente y dado su poco mantenimiento, emanan olores desagradables por sus condiciones antihigiénicas.

4. Es un proyecto excluyente y fomenta las desigualdades. La remodelación implica la administración y regulación del uso de las canchas por parte de las autoridades, lo cual resulta innecesario dada la dinámica pacífica y ordenada que ya tiene. No sólo eso, además de posibles cuotas para el uso del espacio, el pasto artificial requiere calzado especializado que no es accesible económicamente al común de la población, condiciones que limitarían el derecho humano al deporte, juego y recreación para una gran cantidad de vecinos y usuarios.

5. Implicaciones negativas a la salud y medioambiente. Una cancha de césped artificial afectaría el entorno natural. En estos proyectos hay controversia y muchos de los efectos a la salud se detectan después de años. Ante esta situación, la línea de acción más segura, y que protege a los usuarios y vecinos, es mantener el esquema actual y mejorarlo como ya se ha pedido anteriormente.

6. Consecuencias perniciosas al entorno urbano. Realizar una instalación como se bosqueja por la delegación atraería a un gran número de población flotante aumentando el tráfico vehicular en la zona, sin mencionar la disminución en los lugares de estacionamiento. No sólo eso, la presencia de equipos amateurs en las nuevas canchas serían un incentivo para mayor ambulantaje, comercio informal y generación de basura. Asimismo, preocupan las implicaciones a la seguridad de la Colonia dado el incremento en el flujo de personas que habría.
Es por las razones anteriores, que vecinos y usuarios de la cancha proponemos y solicitamos en su lugar las siguientes mejoras:


1. Nivelación del área. Es menester suministrar material suficiente (arena compactada) para corregir los desniveles existentes actualmente y rellenar los hoyos causados por las lluvias y humedades.

2. Porterías completas. Con el fin de evitar que el balón se escape tras anotar un gol, se requiere que las porterías sean forradas de malla que además sea resistente para su sustentabilidad a largo plazo.

3. Colocación de mallas protectoras. Con miras a evitar accidentes e incidentes por balones que salen de la cancha con potencia, se requiere bordear el perímetro con malla. Ello no deberá impedir el acceso abierto y continuo a los usuarios de las mismas.

4. Iluminación adecuada. Para un correcto desempeño de los usuarios, se requiere la colocación de alumbrado potente, claro y de fácil mantenimiento. Asimismo, para una mayor seguridad en la zona se debe colocar luminarias en corredores y andadores del parque.

5. Coladeras apropiadas. Para evitar inundaciones y charcos en el área de juego, es fundamental que cuente con un buen sistema de drenaje.

6. Constante mantenimiento. Las canchas y sus instalaciones deberán estar bajo constante cuidado de las autoridades para evitar el deterioro de las mismas por el paso del tiempo y su uso continuo.


Por lo anterior, le solicitamos suspender las obras y que revisemos de manera conjunta el proyecto ejecutivo para garantizar que el espacio público responda a las necesidades de los vecinos y usuarios del mismo y se eviten impactos urbanos indeseables. Es fundamental para la percepción que tenemos los vecinos que se actúe por prioridades atendiendo los requerimientos de este espacio de manera sustentable.


Anexamos 386 firmas, que sumadas a las 240 firmas entregadas el 13 de febrero de 2017 con folio no.462 de Control Correspondencia de la Contraloría Interna de la Delegación Benito Juárez, suman 626 firmas de usuarios y vecinos.

Agradecemos de antemano la atención.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *